Lección # 3- EL ACONTECIMIENTO MAS GRANDE DE LA HISTORIA 

Indice
 

 1. Introducción
 2. Señales en el mundo Político
 3. Señales en el mundo Social
 4. Señales en el mundo Religioso
 5. Señales en el mundo Científico
 6. Señales en el mundo Físico
 7. ¿Cuándo comenzaron aparecer?
 8. Velar, Esperar

 

INTRODUCCIÓN

    Existe en el mundo la profunda impresión de que estamos en visperas de un acontecimiento extraordinario que sacudirá nuestro planeta, transformará nuestra civilización y nos afectará a todos profundamente. Pero si bien el mundo en general no sabe exactamente en qué consistirá, las Sagradas Escrituras demuestran claramente que ese suceso prodigioso será la segunda venida de Cristo.

    En verdad hay que ser sordo para no oir las trompetas que anuncian el regreso de Jesús. Hombres de ciencia, sin inclinaciones religiosas, al escrutar el porvenir declaran que estamos viviendo los últimos días de nuestra civilización. Temen que nuestro mundo, aficionado a las contiendas, llegue a destruirse a sí mismo, a menos que algo - o ALGUIEN - lo detenga a tiempo.

    Sabemos sin embargo, que eso no ocurrirá. Dios no permitirá el suicidio de la humanidad, pues intervendrá personalmente antes de que ello suceda, para terminar con este estado de cosas y establecer por la eternidad su reino de paz entre los hombres.

    Alguien podría preguntar: "¿Tiene alguna base nuestro optimismo? ¿Qué dicen las Sagradas Escrituras? ¿Cómo podemos saber que Jesús vendrá pronto?"

    El que más de una vez predijo con claridad y certeza los sucesos de la historia, nos habla también del acontecimiento culminante, la segunda venida de Jesús, y nos ha dado en forma detallada las señales de su próximo advenimiento, que se manifiestan en todas partes: en el mundo industrial, en el social, en el económico, en el religioso. Las luces de peligro se encienden ante nuestros ojos; las sirenas lanzan su penetrante alarma para anunciar a un mundo indiferente que Cristo vuelve.

    El próximo gran acontecimiento, que nuestro mundo verá será la implantación del reino de Dios en esta tierra y eso ocurriría en "nuestros días"
 

SEÑALES EN EL MUNDO POLÍTICO

     Veremos en esta lección las principales señales presentadas en la Palabra de Dios que nos permiten saber a ciencia cierta que Jesús vendrá pronto. Dios nos ayude a comprender el significado de los tiempos en que vivimos, a fin de que nos preparemos para la venida del Maestro.

    Si las guerras son la enfermedad de nuestro mundo, ello quiere decir que éste ha estado enfermo desde que existe. En los últimos 3.500 años de historia ha habido apenas 275 años de paz. Durante el siglo XIX hubo conflictos terribles, pero el siglo XX está resultando peor: es el siglo de las guerras mundiales.

     “Y se han airado las naciones, y tu ira es
     venida, y el tiempo... para que destruyas
     los que destruyen la tierra” (Apocalipsis 11:18)
.

    Lo que conocemos hoy como paz, no lo es en realidad. La poca que tenemos de vez en cuando ¡dura tan poco! El Maestro, al dar las señales de su segunda venida, dijo al respecto:

     “Y oiréis guerras, y rumores de guerras...
     Porque se levantará nación contra nacion,
     y reino contra reino (San Mateo 24:6,7).

    Las crisis internacionales, que se suceden una a otra, dejan perplejos a los estadistas. Con frecuencia se sienten incapaces de hacer frente a la situación. Las naciones gimen de angustia. Las presiones extranjeras apremian a muchos pueblos. Las grandes naciones, enormes gigantes, empujan y aplastan a las pequeñas, y como resultado todo el mundo está sumido en la inquietud.
 ¡Con cuánta sencillez nos indicó nuestro Señor que esta situación sería una señal de su venida!

     “Entonces habrá señales;... y en la tierra
     angustia de gentes” (San Lucas 21:25).

    Con estas palabras el Rey venidero predijo los trastornos internacionales y confusión actuales, que no acabaran sino cuando él regrese.

     “Y será tiempo de angustia, cual nunca
     fué después que hubo gente hasta entonces
     (Daniel 12:1).

    La confusión actual del mundo es una dramática señal de advertencia. Amigo que estudia esta lección, observe con aten-ción estas señales; ellas anuncian que el Señor Jesús volverá pronto.
 

SEÑALES EN EL MUNDO SOCIAL

     Las señales que se observan en el mundo social debieran llenar-nos de temor. Las estadisticas que citamos en esta lección se han tomado de los registros norteamericanos porque en los Estados Unidos se los lleva con bastante cuidado. Si en algunos otros países se hiciera lo mismo, las cifras serían tan malas o peores.

    Pensemos en los 2.000.000 de delitos graves registrados en un año en los Estados Unidos sola-mente, y que un alto porcentaje de esos crímenes fue cometido por jóvenes cuya edad era, como término medio, de 18 años. Los periódicos y revistas que leemos son testigos silenciosos de que el tiempo es corto. Los asaltos a mano armada, los robos, los homicidios y las agresiones ocurren diariamente en todas partes. Añadamos a todo esto los numerosos delitos que no llegan a conocimiento de las autoridades. Leamos lo que dice la Escritura:

     “Esto también sepas, que en los postreros días
    vendrán tiempos peligrosos: que habrá hombres
    amadores de sí mismos, avaros, vanaglorio-sos,
    soberbios, detractores, desobedientes a los padres,
    ingratos, sin santidad, sin afecto, desleales, calumniadores,
    destemplados, crueles, aborrecedores de lo bueno,
    traidores, arrebatados, hinchados, amadores de los
    deleites más que de Dios” (2 Timoteo 3:1-4).

    Tal es el cuadro profético del estado social en los últimos tiempos. La desaparición de la disciplina del      hogar, la falta de respeto por la ley y el orden, todo esto se halla en el cuadro que nos presentan las Escrituras. San Pablo describió muy bien la situación actual; no es necesario cambiar una sola de sus palabras.

    En los Estados Unidos, el tráfico de drogas ilícitas sumaba en 1986 110 mil millones de dólares anuales. Sólo las ventas callejeras de cocaina generaron ese año 40 mil millones de dólares para los traficantes.

    En 1900, en el país mencionado, 1 casamiento de cada 10 terminaba en divorcio. En 1936, 1 de cada 5. En 1946, 1 de cada 3. En nuestros días, la mitad de los matrimonios terminan en divorcio. ¿Qué dijo nuestro Señor?

    “Porque como en los días antes del diluvio estaban
    comiendo y bebiendo, casandose y dando en
    casamiento, hasta el día que Noé entró en el arca,
    y no conocieron hasta que vino el diluvio y llevó a
    todos, así será también la venida del Hijo del
    hombre” (S. Mateo 24:38, 39).

    Nadie puede negar que estas palabras de nuestro Señor Jesucristo se cumplen en nuestra vida social. El hogar se desmorona; el matrimonio ya no se tiene en cuenta; los divorcios van en aumento. La delincuencia juvenil es el resultado natural de este estado de cosas.

    A fines de 1986, un informe de la Academia Nacional de Ciencias de los EE.UU. -la más prestigiosa agrupación de cientificos de la nación- hizo la siguiente predicción espantosa relativa al avance del SIDA: Para noviembre de ese año, se estimaba que un millón y medio de estadounidenses eran portadores del virus del SIDA.

    Para 1991 se predecia que la tasa de mortalidad ilegaria a 54.000 víctimas por año, y que el virus se habría extendido a entre 5 y 10 millones de personas. De ellos, posiblemente la mitad morirán de la enfermedad.

    Si el mundo aceptara el punto de vista bíblico en lo relativo a la pureza, la moralidad y la temperancia, ¡qué reforma grandiosa se verla! Pero las condiciones sociales que imperan en el mundo de hoy claman a voz en cuello que ha llegado el tiempo cuando el Hijo de Dios ha de regresar.
 

SEÑALES EN EL MUNDO RELIGIOSO

     El número de personas que figuran como miembros de las iglesias va en aumento en todo el mundo. Pero mucho más de la mitad de ellas no las frecuentan con fidelidad. Otros no asisten nunca. Muchas iglesias sólo cuentan con un buen auditorio en ocasión de las fiestas mayores del año. Más de una tercera parte de los adolescentes de cierta gran ciudad, interrogados al respecto, jamás habían oído hablar de los Diez Mandamientos.

    En contraste, los lugares de diversión están siempre más que repletos. Y mientras la humanidad ignora los fundamentos cristianos más elementales, los teatros, los cines, las salas de juego y todos
 los lugares de placer prosperan en forma extraordinaria. La Palabra de Dios permanece en un estante de la biblioteca, en tanto que las lecturas más perniciosas son la delicia de nuestra generación

    ¿Recordamos la señal relativa a comer y beber según la resumió el Señor Jesús en San Mateo 24:38 y que citamos en un
párrafo anterior?

     Una porción de bebidas intoxicantes y del tabaco elaborado es consumida por los creyentes cristianos. Si éstos aceptasen el punto de vista bíblico de la temperancia total ¡qué reforma grandiosa se vería! Pero el hecho de que no sea así subraya el cumplimiento de esta señal de la proximidad de la venida de Cristo que encontramos en la Biblia:

     “Amadores de los deleites; más que de Dios;
 teniendo apariencia de piedad, mas habiendo
 negado la eficacia de ella” (2 Timoteo 3:4, 5).

 

SEÑALES EN EL MUNDO CIENTIFICO 

    Es posible volar de Buenos Aires a Paris en unas pocas horas. El avión nos permite desayunar en Nueva York y cenar en otro extremo del mundo. No se necesita mucho tiempo para dar la vuelta al mundo.

    Las locomotoras antiguas resultan ridículas frente a las de hoy. Automóviles que superan todo lo que nuestra imaginación pudiera concebir se deslizan por carreteras impecables a velocidades vertiginosas.

    La Unión Postal Internacional lleva una carta o una encomienda a cualquier parte del mundo en un plazo mínimo y por una suma muy pequeña. Gracias al teléfono, podemos conversar con nuestros amigos distantes sin salir de nuestra casa. Nuestros aparatos de radio y televisión introducen en nuestros hogares voces y espectáculos que provienen de las partes más remotas de la tierra. Los aparatos de radar perciben a grandes distancias cualquier objeto que se halle en el espacio surcado por decenas de satélites colocados allí por los hombres. Si los que murieron hace cincuenta años volviesen a vivir, no reconocerían nuestra tierra.

    En nuestro siglo domina la ciencia. Nuestras universidades y nuestros colegios ven llenarse sus aulas con alumnos que siguen los cursos más variados. Los que asisten a las escuelas superiores de hoy, poseen más instrucción que muchos profesores de universidad de hace algunas decadas. Nuestras fábricas lanzan al mercado sus productos en cantidades astronómicas; la electricidad es el milagro que sirve a todos.

    ¡Cuántos descubrimientos! ¡Cuántos progresos en el dominio de la ciencia! ¿Cómo puede el espiritu humano ser a la vez tan fecundo y tan ciego como para no darse cuenta de que todo esto es el cumplimiento de las profecías que señalan el fin? Apreciado amigo, esto lo había predicho la Santa Escritura.

     “Tú,  empero Daniel, cierra las  palabras
     y sella el libro hasta el tiempo del fin:
    pasarán muchos, y multiplicaráse la
    ciencia” (Daniel 12:4)

SEÑALES EN EL MUNDO FÍSICO 

    Durante los últimos 150 años se ha producido un número de terremotos mayor que el que se había registrado durante toda la historia anterior. Desde el terremoto de Lisboa, ocurrido en1755, estos desórdenes de la naturaleza han ido en aumento. El Dr. Juan Milne hizo para la Asociación Británica para el Progreso de las Ciencias:

             Siglo I        15           Siglo XI          53
             Siglo II        11          Siglo XII          84
             Siglo III       18         Siglo XIII        115
             Siglo IV      14         Siglo XIV        137
             Siglo V       15         Siglo XV        174
             Siglo VI      13         Siglo XVI        253
             Siglo VII      17        Siglo XVII       378
             Siglo VIII      35       Siglo XVIII       640
             Siglo IX       59        Siglo XIX        2119
             Siglo X        32        Siglo XX           ?
 

    Durante la primera mitad del presente siglo se registraron por lo menos doce muy importantes que causaron la muerte a más de 600.000 personas y destruyeron un número elevado de ciudades. Las pérdidas materiales alcanzaron a miles de millones de dólares

    Desde 1900, más de 10.000.000 de seres perecieron en el curso de las cuatro grandes hambres que se produjeron. Las grandes guerras mundiales sumieron poblaciones enteras en la miseria y la inanición. Y a la alimentación escasa se debe gran número de enfermedades. Numerosas epidemias destruyeron miles de vidas humanas durante nuestra generación. Tan corrientes son estos desastres hoy que en cierta medida nos hemos acostumbrado a ellos. Pero, ¿comprendemos su significado? Nuestro Señor dijo:

    “ Y habrá pestilencias y hambres,
    y terremotos por loslugares”
    (San Mateo 24:7)

    Estas señales que se notan en el mundo físico nos anuncian con toda certeza que nuestro Señor va a volver pronto.
 

¿CUÁNDO COMENZARON A APARECER? 

    Cuando leemos algo acerca de la época que concluyó con la Revolución Francesa, notamos que en aquel tiempo la conciencia de los hombres estaba sometida a las potencies dirigentes, ya fueran political o religiosas. La opresión era la regla y la menor resistencia a la autoridad significaba la persecución y a menudo la muerte. Todos debían dar pruebas de su adhesión a las creencias de la época, cualesquiera que fuesen. Las últimas persecuciones se produjeron hacia mediados del siglo XVlII, más o menos cuando se produjo el terremoto de Lisboa. Dios había prometido que en esa época presentaría su primera señal en el cielo. ¿Cuál era esa señal? Veamos:

    He aquí lo que puede leerse en el famoso diccionario Webster, edición de 1869: "El Día Obscuro. 19 de mayo de 1780, es llamado así a causa de una notable oscuridad que se extendió en aquel día por toda nueva Inglaterra. En muchos hogares durante varias horas consecutivas fue imposible leer al aire libre letras de tamaño común. Las aves canoras entonaron sus cantos vespertinos, desaparecieron y callaron; las ave domésticas se retiraron a sus corrales; el ganado se fue a sus establos, y se encendieron las luces en las casas. La oscuridad comenzó hacia las diez de la mañana y prosiguió hasta la medianoche siguiente... La verdadera causa de este notable fenómeno es desconocida ".

    La ciencia no ha podido explicar jamás este fenómeno, pero la Palabra de Dios hablaba de él. El sol mismo iba a anunciar la proximidad del regreso del Señor:

    “Empero en aquellos días, después de
    aquella aflicción, el sol se obscurecera,
    y la luna no dará su resplandor; y las
    estrellas caerán del cielo, y las virtudes
    que están en los cielos serán conmovidas”
    (San Marcos 13:24, 25).

    Notamos que el Señor elude además a cierta caída de estrellas. ¿Se produjo ese fenómeno? El entomólogo J.H. Fabre habla en estos términos de ese acontecimiento: "El 13 de noviembre de 1833, desde las 9 de la noche haste la salida del sol se contempló a lo largo de las costas orientales de América del Norte una de las más memorables lluvias de estrellas fugaces. Parecidas a cohetes, irradiaban por miles desde un mismo punto del cielo para ir a todas direcciones, en linea recta o sinuosa. Muchas explotaban antes de desaparecer. Alqunas tenían el brillo de Jupiter o de Venus. Era imposible contarlas, pues caían en abundancia comparable a la mitad de los copos de nieve durante una nevada corriente. Sin embargo, cuando disminuyó el fenómeno, un observador intentó hacer un cálculo aproximado. En quince minutos, en una décima parte del cielo, contó 866 estrellas fugaces, lo que daría 8.660 para todo el hemisferio visible, y 34.640 para el lapso de una hora. Pero esa lluvia duró más de 7 horas; y, además, fue observada cientificamente sólo cuando iba disminuyendo su intensidad..."

    ¿Fue en verdad una señal dei regreso de nuestro Señor? He aquí lo que dice la Palabra de Dios:

     “Y las estrellas caerán del cielo”
     (San Mateo 24:29).

    ¿Se debió este fenómeno a la casualidad? ¡Imposible! Nuestro Señor había anunciado en primer lugar que el cielo se oscurecería, luego que las estrellas caerían del cielo. Las señales se presentaron en el orden indicado por nuestro Señor.
 

VELAR, ESPERAR 

     El Señor Jesús vendrá. Será nuestro Rey. Nuestros corazones lo aguardan con impaciencia. Los que le amen de veras considerarán estas cosas con seriedad y Con la ayuda de Cristo. Velarán durante la noche de espera.

    Pronto el Hijo de Dios aparecerá en las nubes del cielo y todos los que hayan amado su venida se unirán ai desfile triunfante que entrará en los atrios celestiales.

    Apreciado amigo, las señales nos dicen que el Señor se cerca. ¿No quiera ustad Velar también?

     “Velad pues, porque no sabéis a que
     hora ha de venir vuestro Señor”
     (San Mateo 24:42).

      [ Lección anterior ] [ Siguiente Lección ] [ Inicio de Página ] ]