Lección # 14- ¿PUEDEN COMUNICARSE LOS VIVOS CON LOS MUERTOS?

Indice
 

 1. Introducción
 2. Un extraño visitante
 3. ¿Es posible comunicarse con los muertos?
 4. ¿Quiénes son entonces esos espíritus?
 5. ¿Quién es responsable?
 6. ¿Cómo podemos protegernos?

 

INTRODUCCIÓN

    Hace algunos años, una mujer joven, la Sra. Margarita Bouvier, que vivía en París, Francia, asistía por primera vez a una sesión espiritista. Las manifesta-ciones que observó allí le llenaron de asombro y, natural-mente, de interés. Durante la segunda sesión el médium la estuvo llamando continuamente, pero ella se mantuvo indiferente pues había decidido no contestar. Acabó por acceder cuando éste le informó que tenía un mensaje que comunicarle.

    Entonces oyó a su madre hablarle en húngaro, lengua que el médium no conocía. En su mensaje dijo que se alegraba porque su hija se había divorciado. Es interesante que la joven siempre se había preocupado por saber lo que su madre pen-saría si supiese que había tomado una decisión tan importante. ¿Conversó verdaderamente la Sra. Bouvier con su madre?

    Desde que la muerte entró en nuestra tierra, los hombres han procurado saber lo que sucede al otro lado del velo. Esos seres queridos a quienes tanto hemos amado  y a quienes hemos perdido, ¿dónde están? ¿Qué hacen? ¿Saben lo que nos sucede? ¿Han adquirido en su nueva morada una sabiduría que no poseían mientras estaban en la tierra?

    Considerado como una ciencia por unos y como una reli-gión por otros, el espiritismo goza actualmente del favor de un público numeroso.

    Se dice que es espiritista quien piensa que se puede comunicar con los espíritus de los muertos a través de un médium. ¿Qué dice la Palabra de Dios al respecto? Lo veremos en esta lección. Que Dios mismo aclara este asunto para usted, estimado alumno, es nuestro deseo y oración.
 

UN EXTRAÑO VISITANTE

    "El espiritismo moderno tuvo su origen en Hydesville, Nueva York, en el año 1848. La primera comunicación inteligible del espiritismo en tiempos modernos vino en respuesta a una directa petición a Satanás mismo. En el año antedicho, un campesino llamado Juan D. Fox vivía en Hydesville, cerca de Róchester, Nueva York. Fue madre de seis hijos, dos de os cuales vivían todavía en casa. Fueron éstas las menores, y se llamaban Margarita, que tenía quince años, y Catalina, de doce años. Acababan de tomar la casa, la cual hallaron molestada por ciertos sonidos, especial-mente de noche. Al principio atribuyeron estos sonidos a ratas y ratones, más tarde a una tabla movible, pero pronto descu-brieron que los sonidos eran toques distintos e inteligentes. Al acostarse la noche del primero de marzo de 1848, padres e hijas durmiendo en un mismo cuarto, comenzaron los toques con más violencia que antes. El Sr. Fox se levantó para probar los marcos de las ventanas, y encontrán-dolos todos seguros estaba para volver a su descanso cuando Catalina, observando que cuando él sacudía los marcos los toques parecían responder, se volvió hacia el sonido, y dando un castañeteo de los dedos, dijo: "Oye, patihendido, haz como yo".

    Al instante los toques respon-dieron, atemorizando a las niñas de manera que no querían conti-nuar la conversación con el "patihendido". Pero la madre siguió cultivando su amistad, y de él recibió una comunicación que pretendía ser del espíritu de un tal Carlos B. Rosma, dicién-dole que este hombre había sido asesinado en la case hacia algunos años. Señalóse un sitio en el sótano de la casa, como el lugar del entierro de su cuerpo, y al cavar allí encontraron una porción considerable del esqueleto de un hombre, y más: tarde se supo que un hombre, que correspondía con la descripción dada, había visitado la casa y no apareció después.

    "Luego fomentó también Margarita comercio con los espíritus y desarrolló pronto poderes ocultos notables. Muchas preguntas se hacían a los espíritus, y las respuestas en su mayor parte se hallaron ser correctas. Así varios artículos extraviados . Los vecinos vinieron para indagar el fenómeno. Se hacían otras preguntas, las cuales fueron contestadas, y muchos se convencieron de que las niñas Fox realmente se comunicaban con los espíritus de los muertos. Desde esa época el movimiento cundió como una conflagración" (C. B Haynes, Ultratumba y el Espiritismo, págs. 44 y 45).

    El movimiento creció rápida-mente, y tres años más tarde se publicaban seis revistas espiri-tistas en los Estados Unidos. El movimiento fue impulsado con un entusiasmo sin límites. Desde 1857 ha tenido sus altibajos, pero después de cada una de las dos guerras mundiales, durante las cuales la muerte destrozó tantos hogares, el deseo de sostener relaciones con los desa-parecidos le dio nuevo impulso.
 

¿ES POSIBLE COMUNICARSE VERDADERAMENTE CON LOS MUERTOS?

    "Así el hombre yace, y no se tornará a levan-tar:
    hasta que no haya cielo no despertarán, ni se
    levantarán de su sueño" (Job 14:12).

    La Escritura afirma que los muertos duermen hasta el día de la resurrección, que están abso-lutamente inconscientes e ignoran lo que sucede en la tierra. Por consiguiente les resulta imposible dirigir mensajes a los vivos, o comuni-carse con ellos. "La nube se consume, y se va: así el que desciende al sepulcro no subirá; no tornará más a su casa, ni su lugar le conocerá más" (Job 7:9,10).

    Usted recuerda sin dude lo que leímos respecto del estado de los muertos en la lección anterior.

    "Porque los que viven saben que han de morir:
    mas los muertos nada saben, ni tienen más paga;
    por su memoria es puesta en olvido. También su
    amor, y su odio y su envi-dia, fenecieron ya; ni
    tienen ya más parte en el siglo, en todo lo que
    se hace debajo del sol. Todo lo que te viniere
    a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas;
    porque en el sepulcro, adonde tú vas, no hay
    obra, ni industria, ni cien-cia, ni sabiduría"
    (Eclesiastés 9:5, 6, 10)

    ¡Ojalá los hombres estudiaran la Palabra de Dios y creyeran sus enseñanzas! ¡Cuántos errores peligrosos se podrían evitar! Aún más, conocerían la verdad acerca de una cuestión tan importante como lo es la referente ai estado de los muertos.

    Repitámoslo, apreciado estudiante de la Palabra, los muertos nada saben. No están en el cielo, ni en el infierno, ni en el purgatorio. "Duermen en el polvo de la tierra" (Daniel 12:2). Y no despertarán hasta la resurrección.

    "No os maravilléis de esto; porque
    vendrá hora, cuando todos los que
    están en los sepulcros oirán su voz.
    Y los que hicieron bien, saldrán a
    resurrección de vida; mas los que
    hicieron mal, a resurrección de
    condenación" (San Juan 5:28, 29).

    "La doctrina de que el hombre queda consciente en la muerte, y, más aún, la creencia de que los espíritus de los muertos vuelven para servir a los vivos, preparó el camino para el espiri-tismo moderno. Si los muertos son admitidos en la presencia de Dios y de los santos ángeles y si son favorecidos con conocimientos que superan en mucho a los que poseían anteriormente, ¿por qué no habrían de volver a la tierra para iluminar e ilustrar a los vivos? Si, como lo enseñan los teólogos populares, los espíritus de los muertos se ciernen en torno de sus amigos en la tierra, ¿por qué no les sería per-mitido comunicarse con ellos para prevenirlos del mal o para consolarlos de sus penas? ¿Cómo podrán los que creen en el estado consciente de los muertos rechazar lo que les viene cual luz divina comunicada por espíritus glorificados? Representan un medio de comunicación considerado sagrado, del que Satanás se vale para cumplir sus propósitos. Los ángeles caídos que ejecutan sus órdenes se presentan como mensajeros del mundo de los espíritus. Al mismo tiempo que el príncipe del mal asevera poner a los vivos en comunicación con los muertos, ejerce también su influencia fascinadora sobre las mentes de aquéllos.

    "Muchos hombres serán entrampados por la creencia de que el espiritismo es tan sólo una impostura humana; pero cuando sean puestos en presencia de manifestaciones  cuyo carácter sobrenatural no pueda negarse, serán seducidos y obligados a aceptarlas como revelación del poder divino" (E.G. de White, El Conflicto de los Siglos, págs. 607 y 609).

    El espiritismo no se asienta sobre certidumbre alguna. No puede probar que los muertos se comuniquen con los vivos. La Palabra de Dios dice la verdad cuando declara: "Los muertos nada saben"
 

¿QUIÉNES SON ENTONCES ESOS ESPÍRITUS?

    Sólo pueden darse tres explicaciones:

    a) Que los espíritus de los muertos vuelven verdaderamente a la tierra para comuni-carse con los vivos.
    b) Que estamos en presencia de un fraude cometido por el médium.
    c) Que son espíritus engañadores que asumen la apariencia de los muertos.

    Si bien es verdad que en algunos casos se manifiestan en el espiritismo ciertos fraudes, con todo, muchos incidentes y manifestaciones no pueden ser tachados de tales.

    Acabamos de ver que los muertos no pueden comunicarse con los vivos. Y Dios nos da el consejo siguiente:

    "Y si os dijeren: Preguntad a los pitones y
    a los adivinos, que susurran hablando,
    responded: ¿No consultará el pueblo a su
    Dios? ¿Apelara por los vivos a los muertos?
    ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren
    conforme a esto, es porque no les ha
    amanecido" (Isaías 8:19, 20).

    Es un consejo lleno de sabiduría. No podemos aceptar los asertos gratuitos de los espiritistas sin examinarlos a la luz de la Palabra del Dios vivo. Y como ya lo hemos visto, las declaraciones de Dios acerca de los muertos son categóricas. ¿Quiénes son esos espíritus?

    "Porque son espíritus de demonios,
    que hacen señales" (Apocalipsis 16:14)
.

    Las Santas Escrituras nos enseñan que nuestro planeta está rodeado por un ejército de seres inteligentes, invisibles, que se llaman "ángeles". Hay ángeles buenos que son "espíritus administradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de salud (salvación) (Hebreos 1:14). Esos ángeles han sido descritos como "acres poderosos en fortaleza", que ejecutan "su palabra, obedeciendo a la voz de su precepto" (Salmo 103:20). Es evidente que estos ángeles no vendrían en busca de los hombres aseverando ser los espíritus descarnados de los muertos.

    Existe igualmente todo "un tropel de malignos espíritus" (Salmo 78:49, versión de Nácar-Colunga) o "malos ángeles" (Id., versión Valera). Son ángeles que siguieron a Satanás en su rebelión contra el gobierno de Dios (Apocalipsis 12:7-9). Son enemigos de las leyes de Dios y obran con energía incansable para arrastrar a la humanidad fuera de los caminos de la justicia. Según la Santa Escritura, los que se dejan extraviar por el espiritismo, en realidad se comunican con ellos. La Palabra de Dios es categórica al respecto:

    "No sea hallado en ti,...ni practi-cante de adivinaciones,
    ni agorero, ni sortilego, ni hechicero, ni fraguador de
    encantamientos, ni quien pregunte a pitón, ni mágico,
    ni quien pregunte a los muertos. Porque es abominación
    a Jehova cualquiera que hace estas cosas"
    (Deuteronomio 18:1:12).

    ¿Por qué habrían de engañar a los hombres los ángeles buenos, aseverando ser lo que no son en realidad?

    Si el espiritismo fuese de inspi-ración divina, ¿podría, como lo hace, negar la más sublime de las      enseñanzas cristianas: la ins-piración de las Santas Escrituras, y la doctrina del perdón de los pecados llamándola un "dogma de injuria"? ¿Podría negar la divinidad de nuestro Señor y la doctrina de la redención?

    Si no son ángeles buenos los que realizan los prodigios y milagros innegables que se producen en ciertas sesiones espiritistas, sólo queda una alternativa: esos prodigios son obra de los ángeles malos, es decir, de los ángeles caídos o demonios.

    Ciertos creyentes llegan hasta decir que se oyen cosas buenas en las reuniones espiritistas. Si, muchos se dejan engañar porque en ellas se cantan himnos cristianos. Algunos llegan hasta a darse el nombre de espiritistas cristianos. Citan las Escrituras: Pero el diablo puede hacerlo cuando conviene a sus fines, como lo hizo cuando tentó a nuestro Señor Jesucristo en el desierto.

    El movimiento espiritista se presenta al mundo de hoy como un ángel de luz, pero en realidad se base en "doctrinas de demonios". El apóstol San Pablo nos dice:

    "Y no es maravilla, porque el mismo Satanás
    se transfigura en ángel de luz"
    (2 Corintios 11 :14).

    Solemnemente nos pone en guardia:

    "Empero el Espíritu dice manifiestamente, que en
    los postreros tiempos algunos se apostatarán de la
    fe, escuchando a espíritus de error, a doctrinas de
    demonios" (1 Timoteo 4:1).

    El poder de los ángeles caídos sigue siendo grande, y puede muy bien explicar las manifestaciones extraordinarias del espiritismo.
 

¿QUIÉN ES RESPONSIBLE?

    No podemos dejar de observar ciertas falsas enseñanzas introducidas en el cristianismo: que el alma es inmortal por naturaleza y que abandona al cuerpo cuando la persona muere para seguir viviendo en otra parte. Estas falsas enseñanzas prepararon el terreno par el espiritismo.
El diablo mismo es el autor de esta doctrina. Debemos recordar que, contradiciendo a Dios, quien había advertido a nuestros primeros padres: "Moriréis", Satanás les dijo: "No moriréis" (Génesis 3:4).

    Nuestro Señor dice que Satanás es mentiroso desde el principio y que no permanece en la verdad (San Juan 8:44). No podemos aceptar declaraciones que están en contradicción flagrante con la Palabra de Dios. Todos los que proclaman que los muertos viven, repiten la primera mentira: "No moriréis".

    En su enseñanza y por sus prácticas el espiritismo lleva el sello del espíritu malo, del cual es en cierto modo la última obra maestra, la que mejor se adapta a nuestra época desequilibrada. El cristiano no debe dejarse engañar por el espiritismo, sino que, siguiendo  ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo, debe hacer huir a Satanás, el insistente tentador, y también rechazar las seducciones del espiritismo mediante un enérgico: "Escrito está".
 

¿CÓMO PODEMOS PROTEGERNOS?

    "Cuando se levante  en medio de ti profeta, o
    soñador de suelos y te diere señal o prodigio,
    y acaeciere la señal o prodigio que é te dijo,
    diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que
    no conociste, y sirvámoslos. No dares oído a
    las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de
    sueños: porque Jehova vuestro Dios os prueba,
    para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con
    todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.
    En pos de Jehova vuestro Dios andaréis y a él
    temeréis, y guardaréis sus mandamientos, y
    escucharéis su voz, y a él serviréis, y a él os
    allegaréis" (Deuteronomio 1 3:1 -4).

    Nuestra única salvaguardia estriba en una obediencia plena a la Palabra de Dios. Si nos mantenemos alejados del terreno encantado del diablo, si nos negamos a escuchar las voces de sirena de los médiumes, andaremos en terreno firme: Grandes personajes de este mundo fueron engañados por las doctrinas espiritistas únicamente porque no se aferraron ah consejo dé Dios.

    Volvamos a la enseñanza pura y santa de Dios, y estas practicas demoniacas no nos engañarán ¿No resulta doloroso ver a personas buenas que buscan luz en una mesa u oyendo a un médium que habla en nombre de un espíritu cuya identidad no puede probar, cuando podemos ser iluminados por Jesucristo, el "Sol de Justicia"?
 
 
                                 [ Lección anterior ] [ Siguiente lección ] [ Inicio de Página ]